Llámanos al

967 24 11 19

Horario

9:00 a 13:30 h.

/

Mala circulación en los pies: síntomas, causas y tratamientos

mala-circulacion-en-los-pies

Con el invierno y las bajas temperaturas nuestros pies se suelen enfriar, pero este no siempre es el motivo. Una mala circulación de la sangre hace que nuestras extremidades se enfríen con facilidad. Los efectos de esta son especialmente notorios en pies y piernas.

Mala circulación en los pies

Síntomas

Los síntomas aparecen debido a la acumulación de líquidos en la sangre que se produce ante la dificultad que tiene la sangre para pasar por venas y arterias. Algunos de los más habituales son los siguientes:

  • Sensación de pesadez en las piernas
  • Pies fríos
  • Lenta cicatrización de las heridas
  • Hormigueo en las piernas
  • Cambio de color de los pies a un tono azulado
  • Calambres en los pies y en las piernas.
  • Piel seca

Causas

Existen muchas causas posibles, a continuación, enumeramos las más frecuentes:

  • Aterosclerosis
  • Sedentarismo
  • Obesidad
  • Colesterol alto
  • Presión arterial alta
  • Embarazo
  • Diabetes
  • Medicamentos, como las pastillas anticonceptivas.

También son factores de riesgo el tabaquismo, el estrés, una mala alimentación y el envejecimiento.

Tratamiento

Es importante identificar los síntomas y determinar cuáles son las causas de la mala circulación para establecer el tratamiento oportuno. Dependiendo de las causas el especialista determinará si es necesario tratamiento farmacológico, por ejemplo, para la presión arterial o anticoagulantes o bien es suficiente con un cambio en el estilo de vida.

Estas son algunas acciones que puedes realizar para prevenir y mejorar la circulación:

  • Haz ejercicio, el deporte te ayudará a mejorar la circulación.
  • Evita estar en la misma posición, sentado o de pie, durante mucho tiempo seguido.
  • Utiliza medias compresoras. Consulta con tu médico el grado de compresión que necesitas.
  • Pon las piernas en alto durante unos minutos al día.
  • Evita cruzar las piernas.
  • Realiza ejercicios de estiramientos
  • Los masajes ayudan a reactivar la circulación.
  • Utiliza calzado cómodo.
  • Mantén una dieta equilibrada.
  • Deja el tabaco.

Los síntomas producidos por la mala circulación no son inmediatos por lo que es importante que si sospechas que padeces esta afección acudas al médico para un correcto diagnóstico y tratamiento.

Comparte este artículo

Deja un comentario