Llámanos al

967 24 11 19

Horario

9:00 a 13:30 h.

/

Los problemas más comunes en los pies de los niños

Los problemas más comunes en los pies de los niños

Las anomalías en los pies de los niños son más frecuentes de lo que se cree, por eso, es muy importante estar atento ante cualquier alteración en su forma de caminar y la posición de sus pies.

Las señales más habituales que nos suelen indicar que existe un problema podológico detrás son que el niño ande de puntillas, camine “raro”, tenga malas posturas, se caiga frecuentemente o quiera estar descalzo siempre.

Conocer los problemas en los pies más frecuentes que tienen los niños puede ayudarnos a detectarlos más rápido.

Pies planos

Los pies planos consisten en la ausencia de curvatura o arco en la planta del pie. En los bebés de forma natural esta curvatura no se aprecia hasta que se alcanzan los 4-5 años, momento a partir del cuál este se irá haciendo cada vez más evidente.

Si este arco no se llega a desarrollar, el niño puede presentar pies planos flexibles o pies planos rígidos. El primero no presenta ningún tipo de problema mientras que el segundo caso provoca dolor y requiere tratamiento.

Pie cavo

En el pie cavo ocurre lo contrario que el pie plano, es decir, tiene una curvatura muy marcada. Durante la infancia este no supone un problema ya que el niño se adapta sin limitaciones al movimiento y no le causa dolor. No obstante, durante la adolescencia puede generar ciertas limitaciones y producir dolor. El tratamiento habitual suele ser el uso de plantillas o rehabilitación.

Pie zambo

El pie zambo, también llamado pie equino varo, es una alteración en la que los pies están torcidos hacia adentro.

Es una deformidad congénita; es decir, aparece desde el momento del nacimiento. Además, se asocia también con pie equino, varo, aducto, cavo, etc. La causa de esta deformación del pie es que los tendones y ligamentos tensos impiden que se estiren, por lo que el pie no puede colocarse correctamente.

Las causas pueden ser desconocidas, aparecen dentro de un cuadro neurológico o bien debido a malas posturas intrauterinas que son los de mejor pronóstico.

Para que sea efectivo, el tratamiento deberá ser lo más precoz posible para poder corregir la malformación de forma correcta. Lo indicado es poder iniciarlo justo después del nacimiento y luego llevar un control podológico durante bastante tiempo.

Pie valgo

En esta patología el niño tiene los talones hacia afuera y las puntas de los pies hacia adentro. Hasta los tres años de edad suele ser común, si bien, si perdura a partir de esta requiere tratarse, normalmente mediante el uso de plantillas correctoras.

Si no se trata dicha alteración puede derivar en la deformidad Genu Valgo, comúnmente conocida como rodillas en X, debido al espacio que hay entre rodillas y tobillos.

Estas son solo algunas de las patologías más comunes que presentan los niños. Sin embargo, existen multitud de posibles anomalías que no son fáciles de detectar. Por eso, es recomendable que un podólogo colegiado y titulado revise los pies de tu hijo para prevenir posibles problemas futuros.

Comparte este artículo

Deja un comentario