Llámanos al

967 24 11 19

Horario

9:00 a 13:30 h.

/

Todo sobre las uñas engrosadas

unas-engrosadas

Tener las uñas engrosadas no sólo es un problema estético, detrás también puede existir alguna patología. Las uñas engrosadas son muy difíciles de cortar y pueden provocar molestias al caminar por la fricción con el calzado. Sigue leyendo y conoce más sobre las uñas engrosadas.

¿Qué son las uñas engrosadas?

Las uñas engrosadas son provocadas por un sobrecrecimiento de las uñas. Esta patología es conocida en términos médicos como onicausis y puede afectar tanto a las uñas de los pies como de las manos.

Esta patología la sufren, sobre todo, personas ancianas, aunque también pueden presentarse en personas más jóvenes.

Síntomas de las uñas engrosadas.

Los síntomas más característicos aparte del engrosamiento de las uñas son los siguientes:

  • Uñas irregulares, quebradizas y de color amarillento o verdoso.
  • Molestias o dolor al rozar la uña.
  • Mal olor.
  • Dificultad al cortarlas.
  • Se agrietan y se rompen con facilidad.
  • Textura rugosa.

Causas de su aparición.

  • Causas genéticas: Si en tu familia existe algún antecedente y notas engrosamiento o cualquier síntoma en tus uñas es importante visitar al podólogo.
  • Hongos: Tener hongos en las uñas puede causar un engrosamiento de la uña. Esta infección es provocada por microorganismos llamados dermatofitos. Los hongos son muy contagiosos y se propagan en ambientes húmedos.
  • Traumatismos: Sufrir una lesión en los dedos tras realizar deporte o un golpe fuerte en la uña, también puede ser causa de su aparición.
  • Psoriasis: Esta enfermedad crónica puede afectar a las uñas irritando la zona y haciendo que engrose.
  • Calzado: El uso de un calzado inadecuado provoca un engrosamiento de la uña.
  • Dedos en garra: Sufrir esta alteración en los dedos puede provocar uñas engrosadas.
  • Mala circulación sanguínea:  Personas mayores con problemas de circulación sanguínea o que padecen diabetes son más propensas a tener esta patología.

Prevención para evitar su aparición.

Los podólogos recomiendan las siguientes pautas de prevención:

  • No hacer uso de un calzado que apriete demasiado la zona de los dedos del pie para prevenir el roce en las uñas al caminar.
  • Hidratar los pies realizando un masaje que contribuya a favorecer una buena circulación sanguínea.
  • Realizar visitas periódicas al podólogo para evitar el crecimiento de las uñas engrosadas.

Si sufres uñas engrosadas, no olvides ponerte en manos de un podólogo, titulado y colegiado. A través de este profesional tendrás un diagnóstico acertado y el tratamiento adecuado que garantice la salud de tus pies.

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Deja un comentario