Llámanos al

967 24 11 19

Horario

9:00 a 13:30 h.

/

Los peligros de usar callicidas

peligros-callicidas

Existen en el mercado multitud de productos que prometen eliminar definitivamente los callos o durezas llamados callicidas, pero… ¿sabemos realmente cuáles son sus riesgos y las consecuencias que producen en la piel? Te contamos por qué los podólogos desaconsejan por completo utilizar los callicidas.

La hiperqueratosis o más conocida como callo o dureza, es una lesión cutánea que se produce en los pies, debido a la presión ejercida en áreas específicas, engrosando la piel por el incremento de queratina en la zona. Para determinar las causas que producen este tipo de lesiones es importante visitar a un podólogo para que sea él o ella quien valore y diagnostique el tratamiento más adecuado para el paciente.

Los callicidas o parches queratolíticos están compuestos por agentes químicos en mayor o menor concentración, el más frecuente en su composición es el ácido salicílico, lo que provoca una quemadura en la piel, no sólo quema la zona afectada por el callo o la dureza, también quema el tejido sano de alrededor, ya sea por sudoración o por el desplazamiento del parche.

Hay que destacar y tener muy en cuenta que utilizar callicidas no hará que se elimine la raíz del problema y una vez curada la herida, la queratina volverá a generar de nuevo una lesión hiperqueratósica.

Hay que alertar a la población del peligro que tiene el uso de callicidas por el alcance tan perjudicial que tienen las quemaduras y la inflamación provocada, destruyendo la epidermis y dermis, llegando afectar al tejido graso y al hueso. Es importante que personas que padezcan enfermedades crónicas como la diabetes o problemas circulatorios no usen nunca este tipo de productos. La infección o ulceras producidas pueden tener complicaciones tan graves como la amputación en el peor de los casos.


Recuerda que los podólogos son los únicos profesionales cualificados para tratar a pacientes con patologías en los pies, con facultad plena para hacer un diagnóstico adecuado, recetar medicamentos o realizar una intervención quirúrgica.

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Deja un comentario