Llámanos al

967 24 11 19

Horario

9:00 a 13:30 h.

/

Los errores más comunes en el cuidado de los pies

los-errores-mas-comunes-en-el-cuidado-de-los-pies

En nuestro día a día hay muchas pequeñas acciones que sin pensarlo dañan nuestros pies. En este artículo recopilamos los errores más comunes que cometemos. Sigue leyendo y averigua cuántos de ellos cometes para poder evitarlos.

  • Secado de los pies: normalmente los pies son una de las zonas más olvidadas y no ocurre diferente cuando se trata de secarnos al salir de la ducha. Muchas veces solo hacemos un secado superficial quedando humedad entre los dedos. Esto es una causa frecuente de la aparición de hongos, por lo que es recomendable hacer un buen secado con especial hincapié entre los dedos.
  • Alargar la vida útil del calzado: hay zapatillas que nos encantan y nunca queremos desechar, aunque la suela esté desgastada. Pero por mucho que nos gusten la realidad es que pueden provocar alteraciones y lesiones en nuestros pies.
  • Cortar las uñas demasiado o con forma redondeada: esto es uno de los principales motivos de aparición de las uñas encarnadas. Se deben cortar de forma recta y al menos dejar 3 milímetros de longitud.
  • Abusar del pintauñas: especialmente en la época de verano cuando usamos sandalias o chanclas tendemos a mantener las uñas de nuestros pies pintadas en todo momento. Pero hay que recordar que estética y salud no son lo mismo. El esmalte es un químico que debilita las uñas, las decolora y puede provocar hongos.
  • Utilizar crema corporal o de manos en los pies: nuestros pies deben mantenerse hidratados y en un intento de cuidarlos podemos optar por usar una crema que ya estemos usando para otras zonas, pero esto es un error. La piel de los pies es mucho más gruesa y tiene necesidades específicas. Elige una crema indicada para los pies que contenga al menos un 10% de urea.
  • Heredar calzado: o también comprar a los niños calzado de más talla de la necesaria con la idea que les valga más tiempo.

Estos son algunos de los errores más frecuentes que, aunque puedan no parecer graves perjudican a nuestros pies. Evitarlos te ahorrará futuros problemas. Confía siempre en podólogos titulados y colegiados.

Comparte este artículo

Deja un comentario