Llámanos al

967 24 11 19

Horario

9:00 a 13:30 h.

/

¿Cómo debemos preparar los pies para el verano?

preparar-los-pies-para-el-verano

Con la llegada del buen tiempo y el calor, pasamos de usar un calzado cerrado a usar uno descubierto. Este cambio nos suele producir algunas molestias en los pies como rozaduras, ampollas o sobrecargas por usar un calzado que no sujete el pie lo suficiente. Por ello, es importante preparar nuestros pies correctamente y escoger un calzado adecuado.

¿Cómo debemos preparar los pies para el verano?

Es recomendable, antes de utilizar el calzado de verano, realizar una visita al podólogo. Primeramente, este profesional observará si existen posibles patologías que deban tratarse antes de iniciar la preparación de los pies. Seguidamente, eliminará las durezas de la planta de los pies y talones y continuará con un tratamiento de hidratación para proteger nuestros pies de los agentes externos.

Es muy importante que sea un podólogo quien elimine las durezas, hiperqueratosis o grietas en los pies, ya que se hará de la forma más adecuada, garantizando y manteniendo la salud de los mismos.

 En el caso de personas que sufran diabetes, es primordial que esta tarea sea realizada por un podólogo, colegiado y titulado, puesto que si se realiza de manera inadecuada puede ocasionar la aparición de lesiones importantes en los pies.

Las recomendaciones del podólogo para realizar el mantenimiento diario de los pies será el siguiente:

  • Recomendaciones sobre calzado: no abusar de chanclas y sandalias, un uso prolongado afecta a nuestras rodillas, espalda o planta del pie. No es aconsejable realizar caminatas con este tipo de calzado, apenas tiene sujeción y podemos sufrir problemas a nivel muscular como fascitis o tendinitis. Por lo tanto, no es recomendable llevar chanclas fuera de playa o piscinas, para evitar caídas o traspiés, heridas o rozaduras, aparición de dedos en garra.
  • Secar los pies minuciosamente y no dejar que se sequen solos, esto favorece el exceso de humedad en los pies, debilita la piel y hace que sea más sensible frente a infecciones
  • Hidratar los pies diariamente.
  • Cortar las uñas de forma recta.
  • Evitar el uso de calzado deportivo, ya que su uso frecuente puede producir una excesiva sudoración de pies y provocar la aparición de hongos, y aconsejable usarlo siempre con calcetines.
  • Utilizar un calzado flexible, fabricado con materiales que permitan la transpiración de los pies.
  • Evitar andar descalzos en piscinas o vestuarios para evitar hongos, bacterias y papilomas.
  • Con la llegada del verano es muy frecuente esmaltar las uñas de los pies, algo no muy recomendable si se hace de manera continuada, las uñas necesitan respirar y no se pueden poner capas de esmaltes unas encima de otras o abusar de los esmaltes permanentes. Se debe alternar su uso.
  • Camina al menos 30 minutos al día, favorece la circulación venosa y evita la aparición de edema o inflamación.

Si notas cualquier tipo de lesión o dolencia en los pies (olor desagradable, aparición de dedos en garra, cambios en el color de las uñas, hongos, etc.) no dudes en consultar con un podólogo titulado y colegiado para realizar un tratamiento adecuado y evitar posibles patologías.

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Deja un comentario