/

Cómo debe ser el calzado ideal para trabajar

Cómo debe ser el calzado ideal para trabajar

Trabajar con un calzado inadecuado puede ocasionar numerosos problemas en la salud de nuestros pies. Puede desembocar en patologías, deformidades o lesiones como juanetes, fascitis plantar o metatarsalgias, entre otras.

¿Qué aspectos hay tener en cuenta para elegir un calzado ideal para trabajar?

  • Es muy importante que el calzado laboral se adecue al ancho natural del pie, evitando por completo la opresión de los dedos o la falta de amplitud. Hay que considerar que los pies pueden estar expuestos a muchas horas de trabajo, lo que puede provocar la hinchazón o dilatación del pie. También es importante que el calzado cuente con un buen contrafuerte posterior, ayudando a que la posición del pie sea la correcta para personas que sufran de desviación lateral.
  • La transpiración del pie debe ser fundamental en el calzado laboral. Debe permitir la transpiración y la absorción del sudor, evitando así la humedad y la aparición de hongos en los pies.
  • En algunos trabajos es necesario que el calzado cuente con puntera de seguridad. Un calzado ligero que facilite el movimiento pero que sea resistente a los impactos y penetración de objetos punzantes es lo más adecuado.
  • El calzado laboral debe contar con una suela que proteja de objetos punzantes. Debe ser gruesa, de goma y antideslizante. En definitiva, una suela que proporcione comodidad y estabilidad al caminar.
  • El cambrillón rígido se encuentra en el interior de la suela, lo que produce que la zona de la articulación se flexione correctamente y evite torsiones. Si el calzado laboral no cuenta con un cambrillón rígido no habría estabilidad en la pisada, lo que produciría más esfuerzo en la pisada y fatiga.
  • También es conveniente que el calzado cuente con una escotadura apropiada, ya que el talón es una zona sensible al roce, y se puede generar heridas en esta zona con el rozamiento continuado.
  • Hay que tener en cuenta también que la altura del talón no debe superar los 4 cm, ya que el peso se pasaría hacia el antepié, sobrecargando la zona y provocando daños como metatarsalgias, helomas, entre otras patologías.
  • El calzado laboral debe de estar confeccionado con materiales naturales como la piel. Este material permite una mayor comodidad al caminar y una mejor transpiración del pie.

Son muchos aspectos a tener en cuenta para proteger la salud en los pies en el trabajo. Sigue nuestros consejos y evita problemas innecesarios.

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Deja un comentario