Llámanos al

967 24 11 19

Horario

9:00 a 13:30 h.

/

¿En qué consiste una quiropodia?

en-que-consiste-una-quiropodia

Para muchos, hablar de realizarse una “quiropodia”, es algo totalmente desconocido. Y para sacarte de dudas, vamos a contarte con todo detalle en qué consiste este tipo de tratamiento podológico y la importancia que tiene para mantener la salud de nuestros pies.

¿Qué es una quiropodia?

Básicamente, una quiropodia es un tratamiento podológico que se realiza para eliminar durezas, callosidades y alteraciones en las uñas de los pies. Su objetivo principal es evitar que estas pequeñas lesiones aumenten su gravedad con el tiempo. Además, el podólogo realizará una revisión más exhaustiva, para detectar posibles enfermedades tales como hongos o papilomas.

Tras la exploración y el diagnóstico realizado por el podólogo, los tratamientos más comunes de las distintas patologías dérmicas y cutáneas de los pies que se suelen realizar son las siguientes:

  • Deslaminación de hiperqueratosis: Eliminación de las durezas generadas en el pie.
  • Corte y fresado de uñas terapéutico: Tratamiento para las diferentes afecciones de la uña.
  • Tratamiento de Onicocriptosis o uña encarnada: Corte de la uña encarnada en la piel del dedo, eliminando el dolor causado y previniendo su inflamación y posibles infecciones.
  • Tratamiento de helomas (callos): Eliminación del tejido inerte del pie.
  • Fresado de talones: Eliminación de las durezas de los talones de los pies.
  • Hidratación y masaje: Tratamiento de hidratación profunda para la mejora de la piel de los pies.

¿Cuáles son las posibles causas de su aparición?

Utilizar un calzado inapropiado, la edad, alteraciones en la pisada, enfermedades congénitas y practicar deporte continuadamente, especialmente de alto impacto. Ocasionan la aparición de sudoración, durezas, callos, uñas encarnadas, hongos y verrugas.

¿Cuándo acudir al podólogo para realizarse una quiropodia y cuál es la mejor época para hacerlo?

Hay que visitar al podólogo siempre que detectemos en nuestros pies algunos de los síntomas que trata la quiropodia, ya que son muy visibles y en algunos casos, dolorosos.

Es importante acudir a nuestro podólogo al menos una vez al año, revisando por completo nuestros pies y detectando a tiempo cualquier anomalía y poder diagnosticar así, las posibles causas que la producen.

Ninguna época del año es mejor que otra para realizarse una quiropodia, pero sí que es cierto que en el periodo estival hay una mayor afluencia de pacientes. Es en esta época cuando más enseñamos los pies.

Si presentas algunos de los problemas que hemos mencionado (callos, durezas, alteraciones en las uñas), no dudes en acudir a tu podólogo colegiado y evitar problemas en el futuro.

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Deja un comentario